19 jul. 2015

Suman unas 50 familias las afectadas por la creciente

Con el avance del Paraná y del Uruguay, diferentes localidades costeras ven amenazadas sus orillas. Aunque las autoridades remarcan que los niveles no superan los de alerta y vaticinan un descenso rápido, los pobladores de las zonas bajas son los más perjudicados.
Lo alertó la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) durante la semana: el caudal de agua de los ríos Paraná y Uruguay sería al menos por unos días superior a lo normal por la acumulación provocada por lluvias en el Sur de Brasil. Pero, a diferencia de otros años, la de este invierno ha sido calificada por las autoridades como “una creciente controlada”.
No obstante, el avance de las aguas sobre las costas correntinas, tanto del Paraná como del Uruguay, ha provocado que al menos unas 50 familias debieran abandonar sus hogares en las últimas horas.
Se trata de unas 80 personas en Santo Tomé, entre evacuadas y autoevacuadas, y al menos otras 20 familias en Ituzaingó, además de algunas otras que ya se habían reubicado en casas de familiares la semana pasada en Paso de la Patria, que ante la amenaza de una nueva creciente trasladaron algunas de sus pertenencias a modo preventivo en las últimas horas.
“Un total de 20 familias dejaron sus hogares por la crecida del río Uruguay en el puerto de Santo Tomé en los últimos días. De ese total, 16 están ubicadas en precarios refugios y 4 en la escuela Nº687 República Oriental del Uruguay”, precisaron ayer desde esa localidad.
“Los residentes de la calle Misiones, en el barrio Itacuá, se autoevacuaron el viernes, trasladando sus cosas a los refugios que se instalaron. Allí recibieron elementos de primera necesidad, abrigo, alimentación, medicamentos, como también camas y colchones”, indicaron desde ese municipio.
Por otra parte, informaron que la salud de los evacuados y autoevacuados está a cargo de los profesionales del CIC (Centro de Integración Comunitaria), quienes monitorean constantemente estos lugares. Mientras, en lo que hace a la alimentación, la secretaría de Acción Social provee diariamente mercaderías para que los refugiados puedan cocinarse.
Asimismo indicaron la presencia de animales en la zona ribereña, entre caballos y vacunos, que son cuidados por los vecinos reubicados. Desde Agricultura Familiar comprometieron ayuda alimentaria para el ganado de los evacuados.
Ayer por la mañana el nivel hidrométrico se ubicaba en 13,20 metros, subiendo a 3 cm por hora, aunque vaticinaron un panorama alentador “ya que en los puertos superiores las aguas comenzaron a decrecer”, apuntaron.
Según el registro, en los puertos misioneros de El Soberbio, San Javier, Puerto Concepción y en Garruchos, la tendencia se registró en bajante “y se aguarda que en el puerto local se dé ese comportamiento”, dijeron.
No obstante, en la reunión del Comité de Emergencia realizada ayer por la mañana y presidida por el viceintendente Jorge Daniel Maciel, se afirmó que continúa la guardia en Bomberos Voluntarios con camiones, camioneta y personal municipal, la que se encarga de movilizar a las familias comprometidas. También continúa el patrullaje por tierra y por agua por parte de Prefectura Santo Tomé y las recorridas de agentes de la Policía de Corrientes por la zona de refugiados.
“Acá la situación es estable, con una noticia alentadora: el río bajó su nivel con respecto a las ultimas horas. Está en 3,17 metros, la alerta está en 3,50 metros y evacuación en 4 metros”, expuso por su parte el vice intendente de Ituzaingó, Juan Carlos Bertoia. Allí se reubicaron unas 20 familias a modo preventivo.
“Se tomaron las medidas del caso, se trabaja con Prefectura, hemos dispuesto lo necesario como para evacuar a la gente, hay algunas familias que se han autoevacuado porque están muy cerca del agua con sus casas y sus chacras”, expresó.
“Además del panorama de Santo Tomé, no hay registros de evacuados de manera oficial en otras localidades. Sin embargo existen familias reubicadas, al menos en Ituzaingó. El pico de la creciente del río Paraná está más cerca de Corrientes y en ambos ríos el nivel comienza a bajar”, explicó al ser consultado por época el jefe de Operaciones de Defensa Civil, Orlando Bertoni.
Así, si bien el agua alcanzó apenas a superar los niveles de alerta en la mayoría de las costas correntinas y no se movilizaron hasta ayer a la siesta operativos especiales de asistencias, el funcionario reconoció que “son las familias asentadas en las riberas las damnificadas.
Las casas que están mucho más abajo del nivel de alerta del hidrómetro son las que pueden estar afectadas. No obstante la tendencia es de bajante. Si el fenómeno continúa como hasta ahora, volvería a la normalidad entre 5 y 10 días”, estimó.
Entre tanto se espera que durante el fin de semana los municipios comuniquen sus reportes de comités de emergencia y de Bomberos Voluntarios para coordinar asistencias si fueran necesarias.

Fuente Diario Época

Suman unas 50 familias las afectadas por la creciente Rating: 4.5 Diposkan Oleh: Grupo TRC