23 jul. 2015

Familias ribereñas temen despertar con el agua en sus casas y piden asistencia

Los barrios La Tosquera, Río Paraná, Virgen de los Dolores, Bajo Galván y Quinta Ferré están en riesgo. Hay obrajes bajo agua. El pedido común, con el río golpeando la puerta, es una ayuda asistencial. Desde el Municipio dicen que no llegará al alerta.
Los vecinos de los barrios ribereños de esta Capital están preocupados por la nueva crecida del río Paraná, que si bien no llega a los niveles de alerta -que es de 6,50 metros en el puerto local-, ya genera complicaciones en sus vidas.
La medición de anoche indicaba una marca de 6,29 metros en ascenso.
La gente que vive, por ejemplo, en el barrio La Tosquera al bajo, pide la asistencia de las autoridades tanto del Municipio como de Provincia. El Litoral realizó ayer una recorrida por el lugar y tomó contacto con la gente que atraviesa un duro momento.
El caso de María del Carmen es uno emblemático.
“El río ya entró en mi patio, inundó mi gallinero, donde se me murieron hasta los patos. Dentro de casa hay mucha humedad y no es fácil porque tengo un hermano ya mayor que es enfermo y está bajo mi cuidado. Por las noches cuando me acuesto no sé cómo voy a despertar. Es por la noche cuando crece con rapidez el río”, expresa y se queja al mismo tiempo de la falta de asistencia.
Zulma Espinoza trabaja en ladrillería y tiene un hijo de 7 años. “Necesitamos ayuda económica porque las canchas donde fabricamos los ladrillos quedaron todas bajo agua y ahora no tenemos para sobrevivir. Si el río sigue creciendo el agua va a entrar a nuestras casas seguro”, plantea.
Carla es otra de las damnificadas y según su visión, “es necesario que nos coloquen un comedor porque hay muchos chicos que necesitan de la alimentación diaria”, expresó.
El intendente de la Capital, Fabián Ríos, habló ayer con el programa En el Aire y aseguró que “estamos monitoreando todos los días el avance de las aguas con gente que está pendiente de cualquier eventualidad. Pero estamos convencidos, en base a los informes meteorológico que nos llegan, de que la crecida no va a llegar a la marca de alerta”, expresó.
Otra zona perjudicada es el Virgen de los Dolores, donde hay al menos tres familias afectadas por el agua, como la Aguirre, con 9 integrantes, y la Galeano, con 6, donde se encuentra Beatriz Galeano, que trabaja como cartonera y que vive con sus hijas, sobrinas y nietita. En total son cinco niños.
Contó que “el agua llevó parte del patio y tengo miedo de que siga creciendo el río. Hasta ahora nadie se acercó”, expresó y planteó con claridad que “lo que más necesitamos son bolsas con mercadería”.
La tercera familia de esa zona también es de apellido Aguirre y explicó que “ni un político se acercó a ver cómo estamos, necesitamos mercadería y colchones”, mientras observan el agua en el patio de sus hogares.
Afirman desde la zona ribereña que Defensa Civil monitorea a diario los lugares en riesgo.
En el Bajo Galván la gente también está pendiente del agua. Santiago Roldán habló ayer con FM Sudamericana y dijo que se siente “bajoneado” , ya que nuevamente están padeciendo las consecuencias de la creciente del río Paraná. Señaló que vive en su casa de la zona costera junto a su esposa, sus tres hijos y su padre de 66 años de edad.
“Mis chicos lloran porque el agua esta atrás de mi casa”, planteó y al mismo tiempo expresó que todo esto afecta su trabajo, ya que no puede ir porque está muy preocupado por lo que le pueda suceder a su familia si se ausenta por mucho tiempo.

Fuente El Litoral

Familias ribereñas temen despertar con el agua en sus casas y piden asistencia Rating: 4.5 Diposkan Oleh: Grupo TRC